IMG_1960.jpeg

BORDAR ES...

Una pregunta muy recurrente, con múltiples respuestas. 

 

Para mí, es una cartografía del corazón, una meditación profunda en la que el tiempo se disuelve, aguja e hilo danzan, crean y dialogan, plasman pensamientos, recuerdos, de risa y de llanto, amaneceres y atardeceres, días de sol y de lluvia, mi conexión con la montaña, con mis ancestros, una manifestación de lo que soy.